Vero-y-la-barra-del-Indiana

Con ese curso… empezó “todo"!

Bueno…, todos los que leen este blog saben de qué se trata el kite y conocen Cumbuco, de no ser así… deberían conocerlo! Ambos cambiaron mi vida

Siempre soñé con hacer un deporte acuático pero nunca viví en la playa, hace 4 años me iba como todas mis vacaciones a Brasil, amo Brasil, un amigo me comentó que se organizaban viajes para aprender kitesurf en Cumbuco y no lo dudé, enseguida me puse en contacto y organicé mi viaje. Lo único que me preocupaba es que ya tenía 34 años y tenía mis dudas de si iba a poder hacer “eso”

Vero, Cauipe (Cumbuco, Brasil)

En pocas palabras… con ese curso empezó todo. Arranqué viniendo a Cumbuco a aprender kite solo por una semana, al año siguiente vine veinte días con una amiga, Anita, y bueno ese fue el año del quiebre, conocí a determinados “personajes” jaja… que me hicieron enamorar de este estilo de vida. Al siguiente vine 3 meses y medio, volví a Bs As, renuncié a mi trabajo de 14 años, dejé mi depto., vendí mi auto y por sobre todo dejé la vida de ciudad, de shoppings, de salidas por Palermo… y este año llevo 8 meses aquí, trabajando en un lugar increíble, con alta onda y con gente de muy buena energía. Los que conocen el hostel donde trabajo, Indiana Kite, seguramente asientan en este momento con lo que digo, acá la verdad es que se viene a disfrutar en todos los sentidos, todos pero todos los que vienen tanto sea a alojarse, a tomar clases o por la tarde/noche a tomar algo vienen con la misma sintonía… pasarla bien!

La gente que pasa por acá se merece un capítulo aparte, no tiene desperdicio de ningún tipo. Están todos locos…, como yo, como Hernán y Tomy, los dueños del hostel. Locos por el kitesurf, la vida, el disfrute, la diversión, las malditas maniobras, Cauipe… y muchas cosas más. Lo bueno es que coincidimos con esa locura!

Conocí gente increíble, me enamoré de Cumbuco, tomé el kitesurf como una terapia y cambié mi vida, y lo mejor es que me encanta!

Vero, Indiana Kite (Cumbuco, Brasil)

El kite me atrapó y Cumbuco ni les digo, este pueblo del cual nunca me voy a olvidar el primer día que llegué en taxi me quería matar…preguntándome a mí misma, Vero que carajo haces acá, habiendo tantos lugares paradisíacos en Brasil, pero no sé qué tiene… hay algo que me atrapó, no sé si es la energía que se respira, la gente, el clima, andar de havaianas todo el día, el asaí… o sólo el maldito viento, pero algo hay…

No duden en venir, hay unos lugares increíbles también para kitear hacia el norte de Cumbuco…pero eso si, arranquen por el norte porque si inician su viaje por Cumbuco les va a costar arrancar!!! Hay mucha gente que puede dar fe de eso!

Vero navegando en Cumbuco

 

Les agradezco a todos los que hicieron y hacen de esto algo genial! Besos, y si vienen por acá ya saben…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *