Conejos, kitesurf y cintas de vídeo (II)

Adéntrate en el mundo de lo extraño, abandona lo convencional, disfruta de los experimentos creativos más singulares, haz que esta subcategoría de vídeos de kitesurf se consolide, son documentos que hay que ver una y otra vez, tenemos que alzarlos hasta la acrópolis del kite, los necesitamos!

La primera perla es un vídeo de Hannah Whiteley, muy polémico, con comentarios para todos los gustos, desde luego si pretendía impacto mediático lo consiguió sin duda, todas las opiniones giraban fundamentalmente en torno a lo denigrante que podría ser para las mujeres, especialmente para las deportistas que basan su éxito en el talento natural y el trabajo continuado, sólo haría falta ver otros vídeos de Hannah entrenando para desmontar esta tesis, de todos modos, no es nuestra misión analizar los componentes sexistas de esta cinta, únicamente la queremos mostrar como “rareza” (aunque no es el primero ni será el último de este estilo), nos parece diferente dentro de un panorama general bastante repetitivo y somnífero, además, puesto que la mayoría de los riders sólo buscan alcanzar lo más difícil todavía, puro movimiento por movimiento, sin ningún contenido realmente de interés, ¿no te parece un reto increíble lograr una sesión strapless con tacones y un mini vestido de fiesta?

Aunque para desafíos los de Nick Jacobsen, niveles máximos de adrenalina, el showtime del kitesurf, uno de los kiters de referencia del momento actual, no nos extrañaría que fuese el objeto de estudio de distintos especialistas para descifrar qué le pasa por la cabeza para hacer lo que hace, dicen los que saben que… hay pocos deportes que expongan algo tan preciado como la vida en conseguir un objetivo final, quizá sólo se logre con el alpinismo, una exposición tan arriesgada produce el éxtasis en quien la lleva a cabo, puede que ni siquiera el sexo esté a la altura, estas personas buscan recurrentemente encontrarse en estos momentos “elevados”, sublimes, pues bien, podría ser esa mística de altura lo que busca Nick en su forma de entender el deporte, puede que esta sea la razón que le lleve a subirse a una gigantesca grúa y planear desde lo más alto hasta el agua, eso sí, te guste o no su visión del kite, hay que reconocerle una habilidad casi circense para desenvolverse en situaciones increíbles, añadiendo además unas dosis de humor que hacen de sus vídeos algo realmente hipnótico

Y siguiendo con la mística…, ahí va uno de un monje kitesurfista, podría ser la típica película sacada de las entrañas de la productora Cannon, ya sabes aquella de los 80, la de Desaparecido en combate (Chuck Norris), El guerrero americano (Michael Dudikoff) o Yo soy la justicia (Charles Bronson), en fin, este vídeo trata sobre una sociedad secreta de idólatras infieles, nos muestra en concreto a un adorador de una divinidad todopoderosa y pagana, Eolo, Dios del viento, una especie de fray Guillermo de Baskerville que se enfrenta a las normas de la abadía, al fanatismo religioso más rancio, una ruptura con el pasado desde formas innovadoras, ahora bien, resulta como mínimo curioso que el rezo oculto a ese nuevo “salvador” se realice con una cometa de colores a 25 metros de altura y en movimiento, lo dicho factoría Cannon, espectacular!

Esperamos hayas disfrutado con los vídeos, hasta la próxima…!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *