Notas desordenadas de un viajero de kitesurf por Brasil

Cumbuco (Brasil)…, pasan los días, viento, kite, acerola, mango, más kite, downwinds, “frango”, arroz, piña, “feijoada”, viento que no para, mucho kitesurf, upwinds, barracas, más “frango”…, llegó el momento de girar, de alquilar un carro, un Wolksvagen Gol (pasión por el fútbol!!!) que es como un Golf pero sin la “f” de fortuna, austero y simple, lo más básico, justo lo necesario para echarnos a rodar, comenzamos el trip, carreteras bacheadas, hermosos paisajes, lagunas, palmerales, animales muertos sobre el asfalto devorados por “urubús”, pueblos, gentes, “redes” (hamacas), mucha gente en las redes, kilómetros, más kilómetros… llegamos a Icaraí de Amontada

Cervecita gelada después de gran navegada, en Icarí de Amontada.
Espectacular!, por fin unos delfines se dignaron a saltar a escasos metros de mi tabla!!!!!!!!!!. Aqui me podría quedar a vivir….

Pueblo muy francés, amplia bahía, flat a un lado y ola perfecta al otro, viento lateral, constante, sin perder tiempo, montamos cometas, al agua, no más de diez kites navegando, tortugas, delfines… después de esta sesión mágica, nos instalamos en la posada, salimos a cenar al restaurante República Brasil, Everson y Alessandra te tratarán como a un rey, tras la sabrosa cena, vuelta por el pueblo, expressos, cachaças y… a dormir contentos

trip-brasil

A la mañana siguiente, antes de las 9 ya estábamos navegando, cuatro kites en el agua, viento más fuerte y divertido que la jornada anterior, dos horas a full, desmontamos rápido, tomamos unas birras bien frías, reparamos una válvula a pie de playa, operación barata, rápida y efectiva…, despedidas, abrazos y de nuevo on the road, al encuentro del mito, de la leyenda, del paraíso, al encuentro de Jericoacoara

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *